“Si realmente querés crecer en lo que amás, tenés que dedicarle mucho esfuerzo, dedicación y constancia”


Cynthia Papas, jugadora de básquet de gran recorrido por distintos clubes de la provincia, habló sobre sus inicios y cómo el baloncesto llegó a atraparla de tal manera que nunca más lo dejó.

Su carrera comenzó cuando tenía 13 años. Pero no fue por iniciativa propia que llegó a conocer el mundo de la naranja. “Una compañera de la escuela me invitó a jugar al Club AJC de Tafí Viejo porque ella no quería ir sola. Ahí conocí al básquet, me atrapó y nunca más lo dejé”. “Este fue el primer deporte que practiqué en mi infancia. Tuve pasatiempos como la computación y danzas españolas, pero no me llamaron mucho la atención. Fue hasta que descubrí este hermoso deporte que me encantó en todo sentido”, expresó la actual jugadora de Talleres de Tafí Viejo.

Al momento de hablar de la importancia que tiene el básquet en su vida, sin dudar, dijo que “representa muchísimo, desde el sentido de pertenencia al club que me marcó y formó, que es Talleres. Tengo grandes amigas ahí. Es mi cable a tierra, mi lugar en el mundo. En donde puedo ser yo”. Todo esto también se debió a sus entrenadores y formadores en lo deportivo sin olvidar la parte humana. “Si realmente querés crecer en lo que amás, tenés que dedicarle mucho esfuerzo, dedicación y constancia”, aclaró.

Sus años en este mundo de la naranja le dejaron muchos recuerdos tanto dentro como fuera de la cancha. A lo largo de su carrera tuvo pasó por el Club AJC de Tafí Viejo, Talleres de Tafí Viejo, Club C.A.T.A.N de Tafí Viejo, Asociación Mitre, Club Deportivo Aguilares, Nicolás Avellaneda y Tucumán BB, para regresar, en la actualidad, al “León”. Una gran cantidad de experiencias vividas alrededor del básquet. Sin embargo, no tiene muy claro su primer partido y entre risas comentó “pasaron muchos años. Seguramente estaba muy ansiosa y nerviosa”. Pero si de recuerdos hablamos, hay uno que lo lleva consigo y lo tiene más que presente. “Ser campeonas con Talleres en juveniles fue inolvidable. Encima fue ante Juventud Unida, nuestro clásico rival y en su cancha. Me acuerdo que faltaban cinco segundos, perdíamos por dos y nos tocaba sacar de mitad de cancha. Ahí fue cuando mi compañera Yanina Madroñero recibió el pase y metió el triple que nos dio el título. ¡Fue para el infarto!”, recordó emocionada ese triunfo que valió un campeonato.

Hablando sobre la competencia que existe en el básquet femenino de la provincia aclaró que “todos los rivales tienen algo de complejidad de una forma u otra en mayor o menor medida. Nunca hay que subestimar al oponente porque uno nunca sabe si te puede tocar un mal día. Tenés que sentir, una vez que finalizó el partido, sea cual sea el resultado, que no te guardaste nada”.

Por otra parte, dio su opinión sobre la rama femenina del básquet tucumano. “Lo veo bastante estancado desde lo competitivo en comparación con otras provincias. En la actualidad hay varios clubes que tienen básquet femenino, pero seguimos siendo la sombra del masculino. Ojalá, en algún momento, nos brinden las mismas posibilidades”, fueron sus palabras.

Para concluir contó cómo pasa la cuarentena y los entrenamientos desde la casa “nos dieron actividades para hacer con y sin pelota para no perder el ritmo. Por ahí tengo momentos de mucha ansiedad por volver, pero tomo conciencia de lo que está pasando y trato de razonar para no caer en la desesperación. Ojalá pronto pueda estar jugando el deporte que tanto amo”, cerró esperanzada en regresar lo antes posible a pisar el parquet.

Reviví el encuentro entre Tucumán BB y Red Star de Catamarca por el Torneo Federal Femenino:

Previous “El deporte es un gran superador de personalidades negativas”
Next “Les enviamos videos tutoriales a los padres de los alumnos de la escuelita”

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *