Rugby: lesiones y tratamientos


Lesiones más comunes

Lesiones por sobre uso

Debido a que en el rugby se corre mucho, la tendinitis en la rodilla o el tobillo, el síndrome de estrés tibial medial (calambres en las piernas) y la bursitis son las lesiones por uso excesivo más comúnmente vistas. Aunque éstas normalmente no se consideran lesiones “graves”, pero pueden afectar negativamente el rendimiento o pueden conducir a condiciones más complicadas si no se aborda adecuadamente por un profesional de la medicina deportiva calificado.

Lesiones traumáticas

Debido a que es un deporte de colisión, las lesiones traumáticas se producen con gran frecuencia en el rugby. Pueden incluir huesos fracturados, dedos y codos dislocados, cortes, esguinces de ligamentos y tendones, músculos tensos y contusiones musculares profundas. Ha habido un aumento de las fracturas faciales, especialmente de la nariz.

Las lesiones de rodilla como la del ligamento colateral medial, esguinces del ligamento cruzado y desgarros de menisco pueden ocurrir por las fuerzas de contacto o por las fuerzas de rotación durante un rápido cambio de dirección. Las lesiones del hombro por contacto con otros jugadores o el suelo pueden incluir esguinces de la articulación acromio clavicular (AC separación) o luxaciones de la articulación gleno humeral. Debido a que los jugadores no llevan ningún tipo de máscara protectora, los cortes en la cara son bastante comunes.

Las conmociones cerebrales

Al igual que en otros deportes que implican velocidad y contacto, las conmociones cerebrales pueden ocurrir y ocurren mucho en el rugby. La confusión, falta de memoria, mareos, visión borrosa y dolor de cabeza son sólo algunos de los posibles síntomas de una conmoción cerebral. Los jugadores de rugby son tradicionalmente una raza resistente y pueden intentar continuar o volver a jugar después de una conmoción cerebral. Sin embargo, cada jugador con una sospecha de conmoción cerebral debe ser retirado de la práctica o juego. Es muy importante que estos jugadores estén debidamente evaluados y aprobados para el juego por un profesional médico calificado que sea experimentado y familiarizado con las nuevas normas para atención de una conmoción cerebral.

Tratamientos

Cuando se recupera de una lesión en el rugby hay algunas cosas a considerar. Al igual que con la mayoría de los deportes, recuperar la fuerza y la flexibilidad después de una lesión son importantes para una rehabilitación exitosa. Cuello, hombros, caderas y fuerza de la base, así como la flexibilidad de los isquiotibiales y los flexores de la cadera son importantes para el acondicionamiento general y puede minimizar las posibilidades de que un atleta vuelva a sufrir una lesión secundaria. Debido a que el rugby es un deporte que se mueve continuamente, trabajando para recuperar un alto nivel de resistencia también juega un papel importante en la eficacia de un jugador que regresa de una lesión de rugby.

Prevención

Practique un régimen de entrenamiento equilibrado y estructurado entre la fuerza, flexibilidad y resistencia
Siempre utilice la técnica adecuada para cada gesto.
Aprenda el posicionamiento adecuado durante el juego para minimizar movimientos arriesgados
Utilice protector bucal bien ajustado
Participar en un nivel compatible con la capacidad
La adhesión a las normas para la formación del scrum

 

Previous Dueño del clásico y a la final
Next las malas posturas en la bici

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *