“Que te hacés el Maradona”


“Que te hacés el Maradona”, le decían al que se sacaba un par de rivales de encima y hacía el gol en cualquier vereda, campito o cancha Argentina.

“Que te hacés el Maradona”, le decían al tipo que llegaba al picado con la camiseta número 10, de cualquier equipo o selección.

“Maradona, la lleva Maradona, no lo pueden parar a Maradona…” se cantaban a sí mismos cientos de pibes mientras corrían con la pelota en sus pies dejando marcas tendidas en el suelo. Miles y Miles de autorelatos retumbaban en las paredes de cada centímetro de nuestro piso.

“Bueno… ahora es Maradona éste”, le decían al pata dura que por arte divina combinaba suerte con fortuna y salía airoso entre varias piernas.

Cuántos millones de diestros gastaron cuero y cemento practicando con la zurda porque Maradona era zurdo.

Cuántas personas supieron de la existencia de un país al sur de América porque Maradona había nacido ahí.

Un buen jugador de fútbol y punto dirán algunas mentes cortas de recorrido y de trivial accionar. Un inspirador de poetas, un hermoso paisaje para pintores, infinitas letras para un escritor dirán aquellos que dejaron activos todos los sentidos a la espera de la obra maestra.

Un hombre que pudo personificar un número. Le robó lo abstracto, convirtió al 10 en una persona. El 10 es Maradona.

La pelota no se despega de su botín, corra a la velocidad que corra. Se le pega por miedo a perderlo, por miedo a no verlo más, por miedo a caer en pies ajenos al arte, a la sensibilidad.

No jugó en Mundial 78; ¿por edad? Capaz, ¿por destino?, seguro. Un tipo así no iba a representar un país manejado por militares.

¿Un tipo así iba a dejar afuera de un Mundial a un país que años atrás nos había robado tierra Argentina asesinando a pibes de 18 años? Sí.

Federer es un revés de Maradona, Jordan en un triple de Maradona, Schumacher es Maradona al volante, Bolt es Maradona corriendo en el Azteca.

Maradona es cada deporte bien hecho, hecho por Maradona.

Previous El auto del bono contribución de la URT se fue para Lomas Marcos Paz
Next La pesadilla de los deportistas: La Rotura de Ligamentos cruzados

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *