Mindfulness


Podemos definirla como la capacidad de prestar atención de manera consciente a la experiencia del momento presente con interés, curiosidad y aceptación. 

Deriva de la traducción de la palabra «Sati» en Pali, idioma similar al que se utilizaba en los orígenes de la enseñanza Buda. Es la nominación del verbo Sarati que significa rememorar o recordar. Capacidad humana básica de poder estar en el presente y de recordarnos estar en el presente. Aquí y ahora.

Jon Kabat-Zinn, referente mundial de Mindfulnes, la define como : «Prestar atención de manera intencional al momento presente, sin juzgar».

Desde la década del 90 su práctica está siendo integrada a la Medicina y a la Psicología de occidente. Es aplicada, estudiada científicamente y por ello reconocida como una manera efectiva de reducir el estrés, aumentar la autoconciencia, reducir los síntomas físicos y psicológicos asociados al estrés y mejora el bienestar general.

La atención plena nos ayuda a recuperar nuestro equilibrio interno, integrando cuerpo, mente y espíritu. Ésta práctica nos ayuda a desarrollar un mayor capacidad de discernimiento y de compasión. Nos invita a vivir aquí y ahora. Una vida plena y en el presente.

8 beneficios:

  1. Ayuda a controlar el estrés y la ansiedad
  2. Termina con los problemas de insomnio
  3. Protege el cerebro
  4. Aumenta la capacidad de concentración
  5. Desarrolla la inteligencia emocional
  6. Mejora las relaciones interpersonales
  7. Favorece la creatividad
  8. Mejora la memoria de trabajo

En cuanto a su accionar en el deporte, el Mindfulnes, ayuda a mejor la concentración y la atención en los entrenamiento y en las competencias, desarrolla un conocimiento más exhaustivo de nuestro cuerpo y de las interrelaciones con la mente. Favorece a la eficaz toma de decisiones. Ayuda a obtener un nivel de activación optimo en plena acción.

4 pilares:

  1. Observar: tus sensaciones corporales desde la cabeza hasta los pies, poner el foco en tus emociones, pensamientos y en tu respiración. el Mindfulness te ayuda a conectar tu cuerpo con la pista en la que practicas el deporte.
  2. No juzgar:  no hacemos valores de lo que sucede solo nos concentramos en lo que está sucediendo. Quedarme pensando en el gol que hice o uno que erré me saca la concentración de la siguiente activad que vendrá.
  3. No comparar: cada hecho sucede en un momento diferente, quedarme con lo bueno o malo del  entrenamiento de ayer me quita el foco en el presente y en lo que está sucediendo ahora.
  4. Aceptar: ser capaz de aceptar los que nos llega, errar un pase , un gol , perder una pelota. Si aceptamos el dolor y la equivocaciones ,aprenderemos a gestionarlas mejor y a usarlas a nuestro favor.

Mirá y escuchá acá a Andrés Martín:

 

Previous “Fines de agosto o septiembre vamos a tener rugby en el Norte”
Next ¿El primero en volver?

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *