Los Pumas hacen historia de la mano de Nicolás Sánchez


El Seleccionado venció por primera vez en la historia a Nueva Zelanda, por 25 a 15. Todos los puntos fueron convertidos por Sánchez, que rompió el record de Hugo Porta y hoy inscribió su nombre en las páginas de los grandes deportistas del país.

Esta mañana toda Argentina amaneció emocionada hasta las lágrimas. Y  no es para menos. Por primera vez, el Seleccionado de rugby venció al de Nueva Zelanda, probablemente el mejor del mundo a lo largo de la historia. Desde 2012, cuando Los Pumas entraron al Rugby Championship, que reemplazó al “Tres Naciones”, con los mejores del planeta, todos y cada uno de los hombres que vistieron la celeste y blanca soñaban con este día. Hoy ya podemos decir que vinimos a competir, no a participar. El marcador de 25 – 15 hizo eco en cada rincón del país, pero el epicentro del estallido fue nuestra provincia. Es que todos y cada uno de los puntos fueron convertidos por el mismo hombre: Nicolás Sánchez. De la cuna de Lawn Tennis, superó el récord de Hugo Porta, que había anotado 21 ante el mismo rival en un empate en 1985, lo que había sido el mejor resultado contra los All Black hasta esta madrugada. Además, “Cachorro” se sentó en la mesa de los grandes deportistas del país. Luciana Aymar, Emmanuel Ginóbili, Juan Manuel Fangio, Paula Pareto, Gabriela Sabatini, entre otros, todos representantes de deportes donde cada paso se consigue con mucho sacrificio y cada logro a nivel mundial fue una hazaña.

“La adversidad siempre hace más fuerte a los equipos. Lo que pasó, de enfrentarnos con ellos que venían de jugar el Super Rugby, de jugar con Australia… en nuestra cabeza estaba la idea de seguir creciendo”, dijo el apertura. “Realmente, cuando terminó el Mundial, pensé que se había terminado mi carrera en Los Pumas, no pensaba ni creía que iba a tener la suerte de volver a ponerme esta camiseta y de estar hoy acá, viviendo lo que estamos viviendo”, expresó el hombre del Stade de France. Con un try más la conversión y seis penales, el máximo goleador de Los Pumas expuso un monólogo que no hubiese sido posible sin el trabajo del resto del equipo.

Sin embargo, no hay que olvidarse que el “Jardín de la República” tuvo dos representantes en cancha. Matías Orlando, al igual que todos sus compañeros, realizó una tarea excelente, porque esa es la única manera de vencer a un equipo de tanto nivel. “Tostao” también estuvo en el encuentro del año pasado, donde el combinado nacional había estado cerca de lograr este hito, y esa tarde, en el José Amalfitani, “Nico” ya demostró que estaba a la altura de la hazaña. Otro de los altos valores del encuentro fue Pablo Matera, el capitán, que dejó la vida en cada disputa y hubiese sido una injusticia dejar que el goleador eclipse por completo su enorme trabajo. El mendocino protagonizó un curioso hecho durante el “Haka” de los neozelandeses: su expresión y su mirada expresaban tranquilidad, como si disfrutara de un simple espectáculo que es la danza de origen maorí que se supone que sirve para intimidar a los rivales. El destino ya estaba escrito.

«Sean eternos los laureles»: Orlando y Sánchez, junto a sus compañeros, entonan el himno justo antes de hacer historia.

Las semanas previas todo se hizo más difícil para Mario Ledesma, el Head Coach, por lo que todos los pronósticos anunciaban un panorama negativo, casi como abriendo el paraguas ante una tormenta que no fue, porque Los Pumas les recordaron a todos cómo el Seleccionado, desde que nació, llegó hasta donde está: con sacrificio, humildad, perseverancia y corazón. Sobre el final, las cámaras mostraban al entrenador y ex jugador de la Selección completamente emocionado, mientras que Juan Martín Hernández y Diego Albanese, contemporáneos del pilar, quedaron imposibilitados de emitir palabras en la transmisión. “Esto es para todos ellos. Cada pasito que dieron nos trajeron hasta este momento, así que hoy ellos ganaron también, deberían sentirse tan orgullosos como nos sentimos nosotros”, expresó Matera, enviando un sentido mensaje a todas las viejas glorias.

Hoy seguramente será un día para celebrar y sobre todo descansar. Pero mañana ya tendrán que pensar en Australia, al que enfrentarán el próximo sábado, a las 5.45 am. Los Wallabies y Argentina tienen cuatro puntos, pero el anfitrión lleva un partido más, mientras que los All Black llevan una ventaja de dos unidades en la tabla, pero tienen tres jugados ya. Definitivamente, este será un Rugby Championship muy diferente a los anteriores.

Formaciones:

Nueva Zelanda: Beauden Barrett; Jordie Barrett, Anton Lienert-Brown, Jack Goddhue y Caleb Clarke; Richie Mo’unga y Aaron Smith; Sam Cane (c), Ardie Savea y Shannon Frizzel; Sam Whitelock y Patrick Tuipulotu; Tyrell Lomax, Dane Coles y Lewis Moody. HC: Ian Foster. Suplentes: Codie Taylor, Alex Hodgman, Nepo Laulala, Tupou Vaa’i, Hoskins Sotutu, Brad Webber, Rieko Ioane y Damian McKenzie.

Argentina: Santiago Carreras; Gonzalo Delguy, Matías Orlando, Santiago Chocobares y Juan Imhoff; Nicolás Sánchez y Tomás Cubelli; Marcos Kremer, Rodrigo Bruni y Pablo Matera (c); Matías Alemanno y Guido Petti Pagadizábal; Francisco Gómez Kodela, Julián Montoya y Nahuel Tetaz Chaparro. HC: Mario Ledesma. Suplentes: Facundo Bosch, Mayco Vivas, Santiago Medrano, Santiago Grondona, Tomás Lezana, Gonzalo Bertranou, Lucio Cinti y Santiago Cordero.

Anotaciones: PT 5’ Penal de N. Sánchez (Arg); 11’ Penal de R. Mo’unga (NZ); 18’ Try y conversión de N. Sánchez (Arg); 26’ y 32’ Penales de N. Sánchez (Arg). ST 48’ Penal de Sánchez (Arg); 52’ Try de S. Cane y conversión de R. Mo’unga (NZ); 57’ y 77’ Penales de Sánchez (Arg); 81’ Try de Caleb Clarke.

Árbitro: Angus Gardner.

Asistentes: Nic Berry y Paul Williams.

TMO: Ben O’Keeffe.

Estadio: Bankwest Stadium (Sidney).

Mira el resumen de un encuentro histórico para rugby nacional y provincial.

Previous “Lo resolvimos bien”
Next El primer amistoso, adentro

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *