“La parte política ganó a la humana”


Lucas Victoriano se sumó al ciclo de Apretao Live y, aparte de hacer un repaso por su importante carrera como jugador, aportó su mirada sobre la situación actual, la pandemia y la cuarentena.

El básquet tucumano siempre estuvo entre los mejores del país, y uno de los máximos referentes es Lucas Victoriano, surgido de J. B. Alberdi y con una exitosa carrera por el país, Europa y la Selección Argentina. “Nunca me imaginé que llegaría hasta donde lo hice, nunca fui de soñar en grande. Se fue dando casi sin darme cuenta”, expresó. Actualmente está en pleno crecimiento de su carrera como entrenador, dirigiendo en Regatas de Corrientes.

“Mi primer recuerdo es en la panza de mi mamá, con ella jugando embarazada”, contó Lucas, dejando en claro que el básquet lo lleva en la sangre, como si hiciera falta. “El que me impulsó fue mi tío Carlos Osores. Es un apellido muy relacionado al básquet en Tucumán”. De Alberdi pasó a Olimpia de Venado Tuerto, donde ganó Liga Argentina y Sudamericana, lo que le abrió las puertas al nivel internacional, no sólo en clubes, sino también en la Selección.

En 1993 ganó su primera medalla de oro en juveniles con la camiseta argentina, y la vistió por 11 años más, siendo uno de los primeros miembros de la “Generación Dorada”. Obtuvo el subcampeonato en el mundial de Indianapolis 2002, con el equipo que dejó fuera al “Dream Team” de Estados Unidos, y quedó fuera por muy poco de la lista para los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, lo que lo hace sentirse casi ajeno a la camada más memorable del baloncesto nacional. Compartió equipo con leyendas como “Manu” Ginóbili, Luis Scola y “Chapu” Nocioni, entre otros grandes jugadores. “Son personas muy humildes, y no van pensando en los laureles. Están agradecidos del cariño que les da la gente. A Manu lo disfruté más como espectador que como amigo”.

Actualmente está en pleno desarrollo de su carrera como entrenador. Su primera experiencia la tuvo en Estudiantes de Concordia, donde dirigió a dos tucumanos, Sebastián Orresta y Leandro ViIldoza. Hoy lleva ya tres temporadas en Regatas de Corrientes, donde tiene todavía a sus órdenes al base ex Talleres de Tafí Viejo. “Me siento más como entrenador que como jugador. Uno nunca sabe cuando comienza a ser dt, pero seguro es mucho antes de lo que pienso. Resuelvo muchas situaciones con mi experiencia como jugador”. Con respecto al regreso de su club, explicó que no pueden prever los resultados de la preparación. “Vi diferentes métodos de entrenamiento en España, pero, ¿cómo puedo saber si va a dar resultado? Para mí es una ventaja conocer a los jugadores, los hinchas y los objetivos del club. Tenemos la ilusión de volver, hacer lo mejor posible y pelear por el título”.

Victoriano mostró que su visión sobre el deporte no se limita a la naranja, y contó que le gusta conocer a diferentes figuras de otras disciplinas. “Durante la cuarentena, cuando se permitieron las reuniones, tuve el honor de tomar un café con (Daniel) el Huevo Hourcade. Hace un año fui a ver un entrenamiento de Atlético y pude charlar con Ricardo Zielinski. A la lista se agregan personalidades locales como Petrella y otros entrenadores tucumanos, y aparecen grandes estrellas como Esteban Cambiasso y el “Cholo” Simeone. “Al hablar con ellos vas aprendiendo cosas nuevas, y el algún momento, parte de esas ideas o esas filosofías te pueden servir como una posible solución”.

Con respecto a la vuelta de La Liga Nacional, en noviembre, dijo: “Hace siete meses, sin toda la información sobre el virus que tenemos ahora, hubiese sido una locura. No hacerlo ahora sería dar el brazo a torcer, y hay mucha gente del básquet que está sin ingresos, como entrenadores y fiscales de planillas, entre otros. Era necesario activarse”. También agregó que los estudios demuestran que el daño que le puede llegar a hacer el virus a un deportista de alto nivel es “casi inexistente”, y que respetando y cuidando los protocolos, se puede volver a la actividad. Con su familia viviendo en España, pudo comparar la situación de ambos países. “Lo que veo es egoísmo en ambos países, la parte política ganó a la humana. Yo trato de informarme bien y no dejarme llevar por la tendencia de exagerar o minimizar según la posición política. No somos capaces de pensar en equipo, cada vez es más individual el cuidado. En Argentina se dice que es un país horrible y que se quieren ir, y en España también”, expresó Lucas.

Referente del básquet tucumano pero hambriento de seguir aprendiendo de todo el mundo, para crecer en lo que ama. En resumen, pura humildad, a pesar de haberse codeado con los más grandes de la historia. Eso demostró ser Lucas Victoriano en un nuevo capítulo de Apretao Live.

Reviví la entrevista con Lucas Victoriano a través de Apretao Live.

https://www.instagram.com/tv/CF8OUAzgQ9C/

Previous Los tucumanos que se vestirán de Pumas
Next Talleres pierde dos piezas importantes

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *