La neurociencia en el deporte


Durante muchos años tanto los atletas como los  entrenadores fijaban sus metas exclusivamente en el rendimiento físico, la mejora corporal, la resistencia, etc. De a poco, el cuerpo como eje fundamental del deporte, le fue dando lugar al ingreso del cerebro como un motor muy importante dentro del rendimiento de los atletas.

Un penal en el último minuto de juego, un libre para ganar la serie, 10 metros finales para ganar la competencia, etc, son ejemplos comunes de situaciones  a la que se enfrenta un deportista a lo largo de su carrera. En estos casos, una buena preparación física no es suficiente para sortear la enorme presión que sienten.

La sensación que genera el miedo a fallar puede obstruir la parte  por completo a un jugador en plena competencia.

Uno de los descubrimientos más importantes de la nueva ciencia fue el de las neuronas espejo. Éstas se activan cuando realizamos una acción concreta, o cuando vemos a otra persona realizar esa misma acción. Nos permiten detectan movimientos e intenciones de las personas con las que estamos interactuando, activando o produciendo una re edición en el propio cerebro de los estados observados. De esta manera se encienden en nuestro cerebro  las mismas áreas que las personas que estamos viendo actuar. Este fenómeno genera un efecto de contagio que es la base del instinto de imitación. Es de gran utilidad puntualizar que pueden tener un mayor o menor impacto según la significación que la persona observada tenga para el sujeto observante.

Este descubrimiento permite analizar más claramente las capacidades cognitivas en funciones como la empatía y la imitación, tan importantes en el proceso del entrenamiento deportivo, así también como visualizar con mayor precisión los mecanismos de detección de movimientos, fundamentales para la anticipación y previsión de acciones propias y de nuestros rivales.

La neurociencia puede aportar en el deporte de alta competencia algo tan importante como comprender las causas que hacen que el rendimiento deportivo mejore a nivel corporal y mental, comprender cómo potenciar y como eliminar las interferencias de diversos factores en el aprendizaje motor, mental y físico-emocional. Así mismo la neurociencia aporta claridad para comprender las relaciones entre el cerebro humano y las posibilidades motrices de nuestro cuerpo, relaciones fundamentales que están íntimamente unidas y que se desarrollan en el aparato locomotor del deportista.

 

Previous Talleres jugará el ascenso el próximo año
Next Iván Gramajo

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *