El detrás de escena de la “SUPERCAPITANA”


FLORENCIA CALVETE nació en la ciudad de Guaymallén, provincia de Mendoza,  un miércoles 3 de octubre de 1990.

El hockey apareció en su vida cuando tenía apenas seis años. A ella le gustaba el tenis pero su mamá le insistió con el hockey, y cuánta razón tenía. Su primer equipo fue el Club Banco Nación de aquella provincia. Su primer gran  amor.

A los 13 años su familia tuvo que viajar y radicarse en Tucumán por cuestiones laborales, al llegar al jardín de la república, lo primero que hizo fue  buscar un club para seguir jugando. A esa altura su amor por el hockey ya era demasiado grande como para prescindir de él.  Al ser en Yerba Buena su nueva casa, el club Tucumán Rugby le quedaba muy cómodo. Corría el año 2003 cuando Florencia y las “verdes y negras” ponían en marcha una relación que a la poste sería eterna.

Apenas dos años después y con el festejo de sus  “15” aun en la retina, le llegó la gran chance de jugar en primera. Pese a su corta edad aprovechó al máximo aquella oportunidad y nunca más la soltó.

Todo se movía a grandes velocidades en la vida de “la Flory”, como la llaman sus amigas. Jugaba en la primera de su club y en la Selección tucumana sub-15. Luego, también  formaría parte activa de las “naranjas” en las categorías sub-18 y sub-21 hasta establecerse en las mayores.

En 2009 empezó a cumplir el primeros de sus grandes sueños. Participó del Mundial Junior disputado en Boston, Estados Unidos, defendiendo los colores “albicelestes”.

Las “leoncitas” se quedaron con la medalla de plata, no pudieron en la final contra  Países bajos y cayeron por 3 a 0.

Pese a la dolorosa derrota, esta experiencia fue el puntapié inicial para que  la mendocina empiece a ser seguida de cerca  por el hockey internacional.

Su gran actuación en Boston le abrió las puertas a las “leonas” en donde estuvo casi dos años.

La cantidad de viajes semanales a Buenos Aires para entrenar con ellas, hacía que descuide tanto   sus estudios de diseño de interiores como  a su club. Extrañaba mucho a su gente, la pasión por sus colores y  poder entrenar con las chicas cada día. Evidentemente es una decisión muy difícil renunciar a un Seleccionado Nacional. Pero ella no se arrepiente.

Equipos del viejo continente empezaron a interesarse  por la estrella de Tucumán Rugby y no descansaron hasta tenerla entre sus filas. A los 23 años viajó a la conquista del país de la bota.  El Cus Catania de Italia la recibió con las puertas abiertas. Permaneció ahí durante dos años.

En diciembre del 2015 el amor por su club tucumano fue más fuerte que cualquier tentación europea. La angustia, extrañar a  su familia,  a sus amigas  y a sus compañeras de equipo fueron motivos  suficientes para tomar la decisión de volver al país.

Su amado Tucumán Rugby la esperaba en la final del torneo anual. Llegó con tiempo para disputarlo y salir campeona.

Un año más tarde, armó sus valijas nuevamente, a días de cumplir 26 años, aceptó el desafío europeo otra vez. En este caso la esperaba la bellísima ciudad Barcelona para vestir los colores del Real club de Polo de dicha ciudad. Esta experiencia la agarró en una buena edad, con mayor madurez y estabilidad.

Su epopeya en la más cosmopolita de las ciudades del mundo finalizó en diciembre del año 2017.

Recibió el año nuevo en Tucumán, esa provincia que la adoptó de muy chica y de la cual se enamoró rápidamente.

El 2018 la encuentra feliz de hacer lo que le gusta  y en el lugar que le gusta. Es la actual capitana y número 10 de Tucumán rugby.

El 17 de noviembre la “Supercapitana” levantó una copa más con su club. Gritó campeona. Estuvo en cancha cada uno de los minutos que duró la  gran final del Torneo Anual contra San Martín.  Las “verdes y negras” ganaron por 2 a 1 en el alargue. Un partido para el infarto.

Cada partido, cada asistencia, cada gol, cada recuperación, cada festejo con sus compañeras son un mimo para el alma de Flor. Cada día que pasa en su club la llena paz y felicidad. Su presente confirma que fueron acertadas cada una de las decisiones que tomó a los largo de su carrera.

Acá quiere estar y acá está.

Juan Fajre

The Breakdown

Me parecio que es una gran nota y Juancito se la come doblada
Pros
Linda Chica
Cons
Juan Se la come
Previous Solana Pereyra
Next “El skate incluye, acepta, no diferencia”

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *