“El vóley tucumano conserva prestigio a nivel regional y nacional”


Martín Alejandro Ricatto Nassif, entrenador FeVA Nacional II y actual técnico de Pellegrini, reveló los paisajes más significativos de su carrera. Destacó el potencial de la provincia, rememoró sus inicios, su crecimiento y su esencia deportiva. Con ansias espera el regreso a las actividades.

Bendito sea el momento que de Santiago del Estero llegó al Jardín de la República. Y bienaventurados los que de su formación y experiencia disfrutan. El vóley lo abraza hace más de 10 años. Martín Ricatto Nassif (27), entrenador FeVA Nacional II y actual técnico de Primera en la categoría masculina de Pellegrini, realizó un viaje por todas las etapas de su carrera. En estos pasajes señaló la calidad de los equipos locales que sin lugar a dudas hacen a la cuna de la Independencia marcar la diferencia. “Siempre dije que Tucumán es lo mejor del deporte en la región. Hoy quizás en inferiores, varones exclusivamente, estamos con escasez en cantidad de jugadores, pero hay grandes entrenadores que trabajan muy bien en ambas ramas y creo que por eso, la provincia sigue teniendo su prestigio a nivel regional y su Lugar a nivel nacional”.  

La medida de aislamiento social y preventivo obligatorio no permite la continuidad de las actividades en el club ni de la disciplina en el país, por lo que reveló que ya se entregaron las formalidades para cuando sea el retorno. “Nosotros proyectamos fechas para volver en unos meses, pero es tan variable todo esto que no hay seguridad para planificar nada. Sabemos que se presentaron protocolos de salud y estamos a la espera de respuestas. Cuando nos toque salir de la cuarentena, esperemos que no haya riesgos ni peligros de contagios, hay que sumarse al deporte. Disfrutar del encuentro social en las instituciones y conformar equipos. Mucho mejor si se suman a los clubes de vóley. Hay que volver a estar juntos y hacer cosas con muchas energías”. Aunque el contacto físico esté postergado no lo son así las ejercitaciones con su plantel y no desestimó que la situación que vive el mundo es preocupante. “Estuvimos trabajando de manera online con las diferentes categorías y con los profes a través de videos y charlas. Pero la ansiedad por volver es tan grande que muchas veces las actividades virtuales se desgastan y te obligan a buscar nuevas propuestas. Es complicado todo esto”.

A los 13 años inició este viaje y no se separó más. “Todo comenzó por acompañar a unas compañeras de colegio al Club Dorrego. El profesor Juan Coronel me invitó a jugar e ir al horario de la noche con el grupo de varones; me fui corriendo a casa a cambiarme, volví y jamás me aparté. De ahí en más me enamoré de este deporte, es especial para mí. 4 años después tuve una lesión en el hombro y no podía jugar a menos que sea intervenido quirúrgicamente, entonces me dediqué a ayudar a los profes que trabajaban. Así  me fueron dando más y más espacio. Y me fui enganchando con el rol de la responsabilidad. El grupo que yo tenía a cargo era de chicas que recién iniciaban pero de edades variadas. Solamente jugábamos jornadas escolares”.

Su paso por las diferentes categorías y competiciones forjaron un perfil que hoy lo distingue y lo hace compartir un momento de trabajo con un ambiente cálido de respeto y pasión por la pelota. Un camino marcado por experiencias y momentos dignos de recordar. “Aprendí muchísimo, ya a los 20 ingresé al profesorado de educación física y pude adquirir muchos conceptos más precisos sobre entrenamiento y manejo de grupo como así también de la didáctica en la enseñanza. Poder hablar y compartir con otros profes experimentados del NOA y del país te habilitan además a sacar de cada uno un aporte que se sume y que sea valioso.  Hasta el día de hoy sigo aprendiendo y teniendo experiencias que me siguen haciendo crecer en diferentes aspectos”.

Los resultados, las victorias, las derrotas y cada encuentro dejaron huellas especiales que Martín rememora con emoción. Reveló el significado de cada encuentro y cuáles fueron los sinsabores con los que se topó . “Perder finales o torneos dejan muchos aprendizajes. Es ahí cuando podes tomar conciencia en base a los resultados. Lo que si generó un mal gusto fueron los proyectos que no se pudieron concretar con los chicos, viajes o eventos. Algo que era ajeno a nosotros y que no podíamos solucionar. No estaba en nuestras manos. De ahí en más siempre trato de disfrutar con el equipo de todo que viene en camino. Todos los partidos son diferentes. Depende de la categoría, el torneo, la rama, pero siempre se busca una ganancia, de sobreponernos a nosotros mismos subiendo un escalón en cuanto a nuestro nivel. El resultado obviamente es muy importante, es el que al final te deja la sensación de cómo lo hiciste. Hay que tener en claro a qué se juega y cuál es el objetivo. Todo lo que uno hace genera momentos muy lindos, si tengo que destacar uno sería la victoria en el Carnaval del Vóley en Jujuy 2016. Después cuando mi hermano menor llegó a la Selección Argentina Menor en 2017. Haber dirigido mi primera Liga A2 en 2017 y que Pellegrini confiara en mi”.

Postal del plantel de Pellegrini, gentileza de Augusto Maldonado. Prensa del club.
Postal del plantel de Pellegrini, gentileza de Augusto Maldonado. Prensa del club.

Fue entrenador en jefe en Pellegrini Vóley del Torneo Argentino de Clubes 2020 y dirige la Primera masculina del club, por lo que al hablar de sus pasos le resultó imposible no mencionar la interacción con el grupo y cómo se vive cada entrenamiento. “Son chicos muy buenos, la mayoría se conoce hace mucho tiempo y toda la institución tiene un ambiente muy familiar, y eso me encanta. Trato siempre de tener cercanía, hablar y compartir no solo de vóley sino de lo general de cada uno. Creo que es una buena manera de generar un vínculo de amistad y trabajo. Me gusta estar en todas las situaciones posibles. En todos los detalles, vivo de afuera cada juego como si lo estuviese jugando. En cuanto a los entrenamientos, siempre dependiendo del grupo, son dinámicos y movidos. Buscamos que se pueda aprender algo nuevo. Mejorar de a poco. Perfeccionarnos en lo que estamos trabajando”.

El profesor de educación física también analizó los rivales que tiene Pellegrini en la provincia y no descartó el trabajo para obtener resultados positivos frente a ellos. “Aquí los rivales más difíciles de vencer en Primera son Monteros vóley y Tucumán de Gimnasia. Pero trabajaremos para poder estar a la altura y ganarles en algún momento. Pero en todos los partidos hay que salir con la firmeza de jugar y querer ganar. Nadie se puede descuidar”.

El vóley cosechó páginas que ocuparán siempre un lugar especial en la vida de Martín Alejandro Ricatto Nassif. Afectos. Amigos. Historias. “Representa gran parte de mi vida, llevo dedicándome a esto hace más de 15 años, jugando y siendo entrenador. Me dio muchas oportunidades a lo largo de este tiempo, así como también grandes alegrías y tristezas. Me brindó la posibilidad de rodearme con gente increíble y de contagiar a otros con toda esta pasión. Además el hecho de que toda mi familia siempre me acompañó, lo hizo aún más importante”.

Reviví los momentos de Pellegrini con su entrenador en jefe en el Torneo Argentino de Clubes 2020. Gentileza de Augusto Maldonado, prensa del Club:

Previous “No tenemos noticias sobre la vuelta a la competencia”
Next Llegó para quedarse

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *