“Cuando salí campeón, sentí que no le podía pedir más al rugby”


Gabriel Ascárate, referente de Natación y Gimnasia, se sumó al “Apretao Live” y compartió sus vivencias con el público. Mirá.

Surgido del corazón de Tucumán, llevó a diferentes partes del mundo nuestro acento tan particular que nunca perdió, a pesar del tiempo. Gabriel Ascárate, miembro honorífico de la historia de Natación y Gimnasia, representó a la provincia tanto en la selección como en Europa, y en esta oportunidad fue protagonista de una nueva entrega de “Apretao Live”.

Desde pequeño repartía su tiempo en dos actividades: fútbol y rugby. “Los papás de mis amigos no me dejaban ir al fútbol y me llevaban al club, así que por el ambiente y por amistades terminé jugando al rugby”, recordó el hombre que cuando niño se puso la camiseta de Atlético. “Nadie me va a creer, pero creo que podría haber llegado lejos”.

En los “Blancos” del Parque 9 de Julio creció como jugador hasta que se marchó para desenvolverse como centro del Buenos Aires Cricket y Rugby Club. En 2010 dio un salto importante para su carrera, al sumarse al plantel de los Pampas XV, con el que se coronó campeón en la Vodacom Cup en 2011.

En 2012 emigró al viejo continente para sumarse al Carcassone de Francia, y un año después pasó al Glasgow Warriors, de Escocia. “El ambiente de acá es incomparable, porque ya sea en el club o en algún seleccionado, siempre compartís con amigos. Mi experiencia allá fue increíble, pero noté que en Escocia son muy obsesivos con el entrenamiento”.

Aunque su paso por Europa no fue destacado, simultáneamente entraba en consideración para la Selección Argentina, aunque su debut oficial fue en 2007. Quien lo pone en la órbita de Los Pumas nuevamente es Daniel “Huevo” Hourcade, el técnico tucumano que lo dirigió en el título obtenido con Los Pampas en Sudáfrica. “Cuando uno está dentro no toma dimensión de lo que significa pertenecer a ese grupo tan privilegiado. Hoy soy un agradecido por haber vivido eso”, expresó Gabriel, tratando de explicar lo que significa representar a nuestro país. En el año 2016 se suma al plantel de Jaguares, y defendió la camiseta de la franquicia por tres años. “Dejar Jaguares fue una decisión muy difícil, pero creo que en ese momento fue la correcta”.

Es que a principios de 2019, Ascárate abandona el combinado que compite en el Súper Rugby para volver a su primer amor: Natacón y Gimnasia. “Cuando volví, el club venía de 20 años de crisis”, sentenció el centro, que llegó a los “Blancos” para salir campeón, cumpliendo así su máximo sueño, en incluso se dio el lujo de hacerlo junto a su hermano. “Tengo una foto con mi hermano y con mi vieja sosteniendo la bandera del club. Ahí sentí que al rugby no le puedo pedir más nada, pensaba que nunca lo iba a lograr”.

Aunque volvió a Tucumán con la idea de quedarse hasta el final de su carrera, a principios de este año emigró nuevamente, esta vez con destino en Paraguay. En el Olimpia Lions hubiese competido durante este tiempo en la Súper Liga Americana de Rugby. “Es una experiencia muy linda, superó mis expectativas en todo sentido”. Ascárate arribó en el vecino país siendo un hombre distinto a aquel que debutó en la Primera de los “Blancos” y aceptó que las lesiones tuvieron que ver en ese proceso de transformación. “Te cambian para bien y para mal. Ya no tengo la misma potencia de cuando era joven, pero hoy soy un jugador más pensante, y creo que mi punto fuerte ahora es la experiencia”, explicó el centro tucumano que fue elegido capitán del equipo guaraní.

En cuanto al análisis sobre el nivel local remarcó que hay una diferencia entre un pequeño grupo de instituciones que “apostaron a crecer y sí o sí los vas a ver en las finales”. “La solución es apostando a los juveniles, y los clubes que realmente lo hicieron son los que hoy están marcando la diferencia”.  Por otro lado, a nivel internacional dijo que Nueva Zelanda está “30 años por delante nuestro, pero es ahí a donde tenemos que apuntar”, coincidiendo en gran medida con la opinión de Matías Orlando, que habló el miércoles por este mismo medio.

Amante del asado y el folclore, Gabriel Ascárate mostró ser una persona muy sociable y, por sobre todo, no ocultó el gran cariño que siente por Natación, club que definió como su “escuela”. En vista al futuro, expresó su deseo de jugar un tiempo más, pero pone como condición su físico: “me gustaría jugar tres años más, pero hay que ver si el cuerpo me deja. Más adelante, no tengo nada en claro, pero quiero seguir ligado al deporte”.

Previous “Con mi pasión el paso del tiempo no pudo”
Next ¿Qué dice la medicina sobre el tenis de mesa?

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *