Atlético: resumen de una década histórica


En los últimos 10 años, el “Decano” no paró de sumar logros y cada paso que dio se convirtió en el más importante de su historia. Hoy, sigue creciendo a nivel nacional e internacional

Para comenzar a hablar de lo acontecido en la última década (2010/19), hay que retroceder un par de años atrás para ponernos en contexto. En 2008 Atlético volvió a lo que en su momento era la B Nacional, con Jorge Solari como técnico, y donde tan sólo un año después, consiguió su primer ascenso a Primera División de la mano de Héctor Rivoira. Parecía el hecho más importante de la historia del club. Sin embargo, le sucedió lo que le ocurre a la mayoría de los clubes que recién ascienden: falta de categoría, inexperiencia, cambios de técnicos en poco tiempo, malos resultados y arbitrajes que no acompañan el esfuerzo. El resultado fue el descenso en 2010, consumado en un empate con Rosario Central. Poco quedó para rescatar, tal vez un triunfo a Boca y el aceptable desempeño de Luis Miguel Rodríguez, que con el tiempo se volvió muy importante.

El “Pulga” y Emanuel Gigliotti convirtieron 12 goles entre los dos en Primera.

De vuelta en la segunda división, el equipo dirigido por Enrique Hrabina pisó fuerte. En la primera mitad del campeonato, cosechó diez triunfos y tres empates, terminando el 2010 entre los líderes y con la ilusión de volver a la elite del fútbol argentino. Pero la segunda parte del certamen, ya en el año 2011 fue un bajón futbolístico que marcó una tendencia para el resto de su estadía en el Nacional. Sólo cuatro triunfos y seis empates. Lo destacable fue el 2-0 a River en el Monumental de Núñez (Luis Rodríguez y César Montiglio) y que después de mucho tiempo, se cruzó con su eterno rival, San Martín, en un duelo oficial. El primer encuentro fue empate en uno, y el segundo lo ganó el “Decano” con gol de Gastón Stang y con Adrián Czornomaz como director técnico. Párrafo aparte fue el clásico por Copa Argentina 2013, que ganó 3 a 1. Juan Pablo Pereyra, César More y Gonzalo Bustamante convirtieron esa tarde noche, mientras que Gustavo Ibáñez había empatado transitoriamente. En el medio, data la llegada de otra figura que se convertiría en ídolo: Cristian Luchetti.

Gastón Stang festeja el gol con la metralleta que quedó grabada en la memoria de los hinchas.

Varios más ocuparon el puesto de técnico puesto durante los años posteriores. Después volvió el “Indio” Solari por un par de meses, Juan “Chocho” Llop, Ricardo Rodríguez, y el retorno de Rivoira. El “Chulo” dejó el cargo luego de quedar a cuatro puntos del ascenso en el torneo 2013/14 y de un muy buen arranque en el Torneo de Transición 2014, en el cual ascendían cinco de ambas zonas (formando el torneo de 30 equipos en Primera). Los de Barrio Norte marchaban entre los líderes, pero los resultados no acompañaron y terminó jugando un desempate por el último puesto de ascenso contra Huracán, ya con Juan Manuel Azconzábal en el banco. La derrota por 4 a 1 pegó muy fuerte en la hinchada, y había que lucharla de nuevo.

Dolorosa derrota con Huracán por el ascenso a Primera.

La revancha llegó en 2015, con el “Vasco”, que terminó consolidando un equipo basado en ídolos como Luchetti y el “Pulga”, acompañados por nombres que hasta hoy son queridos en las tribunas como Christian Menéndez, Bruno Bianchi y Guillermo “Bebe” Acosta. 25 de Mayo y Chile volvía a ser escenario de Primera División, y nadie en ese momento esperaba más que mantenerse, aunque sea un año, y mucho menos imaginaban lo que se les venía para la segunda mitad de la década. En el primer semestre de 2016, la Asociación del Fútbol Argentino dividió en dos grupos el torneo superior, a fin de reducir la cantidad de participantes que se habían agregado dos años antes. Atlético tuvo una performance muy buena, con nueve triunfos en dieciséis jugados, con victorias memorables sobre Boca (con el que actualmente el “Decano” tiene un historial muy favorable), Racing, y Huracán, que se sintió como sacarse una espina. El equipo no se destacaba por su fútbol, pero sí por la entrega y la perseverancia, que lo llevó a ganar varios de los encuentros con goles sobre el final del juego.

Leandro González festeja el gol del triunfo a Boca en “La Bombonera”.

Pero la frutilla del postre fue la clasificación por primera vez en su historia a la Copa Libertadores, hazaña tucumana. El último día de enero de 2017 hizo su debut en el José Fierro, ya con Pablo Lavallén como DT, ante El Nacional de Ecuador, con un 2 a 2. En la vuelta se dio el partido que todo el país recuerda como una epopeya, en la que se demoró la llegada al estadio y tuvieron que jugar con las camisetas del Seleccionado Argentino Sub 20. El gol de Fernando Zampedri consumó el histórico triunfo para pasar de fase, y en la siguiente instancia se encontró con Júnior de Barranquilla, al que después del resultado adverso de la ida se lo dio vuelta en nuestra provincia. Así accedió a la fase de grupos, y otra vez, eso parecía ser el logro más importante de su historia. Pero no pudo pasar de allí. Quedaron los buenos recuerdos y un cupo en la Copa Sudamericana, de la que el Independiente lo eliminó con lo justo en cuartos de final. Pero el año no se cerraba aún.

Primera experiencia en Libertadores. El equipo: (arriba) Luchetti, Menéndez, Canuto, Evangelista, Bianchi y Zampedri; (abajo) Di Plácido, Leyes, Acosta, Rodríguez y González.

Luego de la eliminación de la Libertadores, Lavallén se fue y le dio lugar a un nuevo nombre que ya podemos decir que marcó una era: Ricardo Zielinski. Conjuntamente al torneo local y a los internacionales, Atlético fue avanzando en la Copa Argentina, y tras eliminar por penales a Rosario Central, con una gran noche del “Oso” Sánchez en el arco, llegó a la final con el River de Gallardo. La derrota por 2 a 1 será una anécdota, un lamento de haber estado tan cerca y no haber podido coronarse. Pero todos en Barrio Norte ya festejaban desde el triunfo sobre el “Canalla”, porque igual accedían nuevamente al torneo más importante de CONMEBOL, y esta vez con el ingreso directo a los grupos. La historia parecía tener fin allí, pero de la mano del “Ruso”, y jugadores como el “Pulga”, el “Laucha”, Rodrigo Aliendro, David Barbona y Leandro Díaz, el “Decano” superó su performance anterior y llegó hasta cuartos de final, dejando en octavos a Atlético Nacional de Medellín, y cayendo ante el campeón de la edición anterior, Gremio, firmando lo que sí pueden decir que fue lo más importante de la historia de Atlético. Hasta hoy.

Con el año entrante, el “Decano” se prepara para su tercera participación en Libertadores, sin el “Pulga” pero con la misma base de jugadores, además de haber jugado ya su cuarto año consecutivo en Primera División, hoy llamada Superliga, y con medio año más asegurado. Muchas veces en las calles comentaron los hinchas “hasta acá llegamos”, y varios fanáticos pensaron “no le pido más”, pero en la mayoría de esas ocasiones sus expectativas se vieron superadas por la realidad. ¿Quién sabe hasta dónde puede llegar Atlético?

 

Recordá lo que para nosotros fue el momento de la década de Atlético:

Previous San Martín: corrigiendo rumbos
Next Un apretao de campeones

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *